¿Qué es la adicción?

La adicción es considerada una enfermedad que se caracteriza por la pérdida del control sobre el consumo de una o varias sustancias adictivas (alcohol, cocaína, cannabis, tranquilizantes, etc.) o sobre la realización de una actividad concreta (juegos, internet, sexo…). Esta pérdida del control hace que el adicto, aunque se lo proponga, no consiga dejar de consumir o de realizar la actividad por sí mismo.

Hemos de ser conscientes de que solamente con la voluntad del paciente y con la presión y/o ayuda de los familiares es muy difícil resolver el problema. Sólo un tratamiento profesional adecuado hará posible su total recuperación.

 Consecuencias

La adicción tiene unas consecuencias muy negativas no sólo para el adicto sino también para su círculo familiar más próximo. Tanto su salud como su economía se ven seriamente afectadas, así como las relaciones familiares, sociales y laborales.

Adicciones

¿En qué consiste el tratamiento?

Los procedimientos que empleamos para tratar cualquier tipo de adicción son diversos y variados, todos persiguen un mismo objetivo: la abstinencia y el abandono del consumo.

Mediante la “reestructuración cognitiva” o las “pautas conductuales”, se pretende ayudar a la persona a orientar su vida de un modo ordenado y adecuado, además de cambiar posibles creencias erróneas acerca de las drogas o de su consumo.

 

Mindfulness y la adicción

El Mindfulness aplicado al control de la adicción, es otro sistema bastante eficaz. Persigue que la persona se centre en el presente y no se deje arrastrar por los elementos asociados al consumo de drogas.

Otra técnica cuyo funcionamiento en el tratamiento de las adicciones está ampliamente contrastada, es el diálogo socrático el cual nos ayuda a tratar a la persona de un modo empático y cercano comprendiendo sus sentimientos y sus emociones.

Paralelamente, se trabaja la reinserción del paciente en la sociedad y la normalización en los diferentes ámbitos de la vida (familia, trabajo y relaciones sociales).